Cashlogy: La mejor forma de reducir el riesgo relacionado con el dinero en efectivo

A pesar de el avance imparable de las tarjetas de crédito y otras soluciones de pago, el dinero en efectivo sigue siendo el método favorito de la mayoría de ciudadanos. El porcentaje de personas que utilizan efectivo sube aún más cuando hablamos de pequeños negocios como panaderías, carnicerías, farmacias, o también por ejemplo de gasolineras.

Con un volumen tan alto de dinero en efectivo no es de extrañar que una de las mayores preocupaciones que tienen los empresarios y los propios trabajadores sea la seguridad. No hablamos sólo de riesgo ante un robo, sino que los pequeños errores en el día a día pueden alterar de forma significativa los resultados de contabilidad anuales.

La mejor forma de reducir el riesgo de usar dinero en efectivo es utilizando herramientas como Cashlogy, un producto diseñado por Azkoyen y que automatiza el proceso de cobro, reduciendo el tiempo de espera y eliminando por completo los errores al cobrar una compra.

Uno de los mejores ejemplos es el modelo POS 1000, que destaca por su fiabilidad, rapidez y facilidad de uso. Además, Azkoyen ha fabricado íntegramente este producto, controlando desde el diseño hasta el desarrollo del software. Esto hace que el mantenimiento de la máquina sea mínimo y su vida útil aumente de forma considerable; por un lado ahorramos dinero al reducir los descuadres de caja y, por otro, reducimos los costes al utilizar un sistema de pago moderno y con mejor rendimiento que una caja tradicional.



Hay empresas tecnológicas que están intentando implementar el pago con teléfonos móviles, pero tanto en Estados Unidos como en Europa el éxito de esta tecnología está siendo reducida. El grueso de la población siguen prefiriendo el uso de dinero en efectivo para sus compras diarias, reservando el pago electrónico para las compras online.



Cashlogy es una solución empresarial que aumenta la productividad de los negocios. Mientras que se reduce el tiempo que se tarda en cobrar a un cliente, que ahora es automático, los dependientes pueden enfocar su atención a mejorar el servicio de atención al cliente.